jueves, 24 de enero de 2013

primeras fiebres



Maddi se ha puesto malika. Lleva tres días con fiebres altísimas. Ella, que es tan eléctrica, sólo quiere teta y dormir (¡ay mis lumbares!). Qué pena da verla tan apagada, tan triste, aunque mantiene el humor por jodida que esté. Bueno, lo intenta, pero no puede. Con los ojikos que no los puede casi ni abrir, cuando se tira un pedo, reproduce el sonido con la boca y se ríe (lo lleva un tiempo haciendo, le hace una gracia terrible, aunque no sé de donde lo ha sacado porque nadie se lo ha enseñado, j.j.).

Supongo que todas las madres del mundo me entenderán perfectamente. Es como si te desgarraran por dentro, cuando llora de dolor y no sabes qué hacer, más que ofrecerle tu pecho, tu calor, tu amor, tu energía, que no es poco, pero no es suficiente. En fin, hay que pasarlo, y aprender de ello. No me queda más que mirar hacia dentro y ver cómo me afecta todo esto, qué siento y qué herramientas utilizo para hacerle frente. Y estar ahí, con mi pecho, mi calor, mi amor, mi energía. A pesar de mi lumbalgia, mi hambre, mi cansancio...

Ayer fuimos al médico, ¡uff! casi no llegamos, ¡qué nevada!. Desventajas del medio rural. Ventajas, todo lo demás. ¾ de hora se tiró con ella. Hizo el payaso, malabares, la auscultó en mi pecho, se marchó de la consulta mientras yo le tomaba la temperatura para que estuviera más tranquila... Vamos, todo un lujo. Eskerrik asko Mikel!

De todas formas hoy se ha levantado algo mejor. No tiene fiebre, pero sí esa carutxi... he aprovechado para que su aittona (abuelo) esté un rato con ella y yo pueda hacer algo, y tomar el aire. Y escribir esta entrada, que vete a saber tú cuándo será la siguiente.

Quizás esté ganando ya la batalla, porque ha vuelto a algunas de sus actividades preferidas, y eso, es buena señal. Vaciarme el bolso, abrir el segundo cajón del baño y sacar tooodo (porque será siempre el segundo?) y... romper papel higiénico en mil pedazos.


Va por todas las amatxos entregadas que cuidan de sus txikis y alivian el dolor del alma.






2 comentarios:

  1. Si, si que te entiendo perfectamente. Un abrazo fuerte y ojalá que pase pronto. Y por mientras ¿algo mejor que la teta y los abrazos?? Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias loreto, que maja eres. Siempre tan atenta!

      Eliminar